CANTO - Consejos para una buena interpretación

La relajación corporal es necesaria para tener una buena voz y poder manejarla con libertad y soltura. 

Siempre que haya tensión en alguna zona de tu cuerpo, mueve la articulación correspondiente. El movimiento suave atenúa las tensiones. 

Estudiar la canción 
Estudia la música y la letra de una canción por separado al comienzo, para simplificar la labor. Más adelante, los relacionarás entre sí, para poder así sentir esa obra como un todo orgánico. 
Un análisis correcto de la música es aquel que, como una cámara de cine, va acercándose desde lo general a lo particular y pequeño. 

Analiza la estructura de la canción, las melodías y sus características, y finalmente los motivos e incluso las notas sueltas. 
Fíjate también en la instrumentación y en pequeños detalles de relevancia que ese arreglo pueda tener. 
Lo primero a tener en cuenta cuando estudies la letra de la canción que se entiendan todas las palabras con absoluta claridad. Como ejercicio de dicción, pronuncia el texto sin separar los labios entre sí. 
Debes también comprender y sentir el contenido del texto, para así poderlo expresar de una manera personal y convincente artísticamente. 
Estudia a continuación la melodía con su texto. Utiliza primero las vocales de éste solamente, prescindiendo de las consonantes. Intenta trasladar esta facilidad y naturalidad con que cantas, cuando añadas las consonantes más adelante. 
Recuerda ante todo que tu voz y tu técnica vocal no son un fin en sí mismas. Deben estar siempre al servicio de tu interpretación. 
Grábate regularmente así podrás analizar y estudiar en detalle tu interpretación musical.
No caigas nunca en la rutina cuando cantes algo. No cantes la misma frase dos veces igual. Explora nuevos caminos constantemente y descubre el maravilloso mundo de lo imprevisible.