Algunas curiosidades sobre Beethoven

Ludwig van Beethoven1 (Bonn, 16/17 de diciembre de 17702 - Viena, 26 de marzo de 1827) fue un compositor, director de orquesta y pianista alemán. Su legado musical abarca, cronológicamente, desde el período clásico hasta inicios del romanticismo musical. Fue uno de los compositores más importantes de la historia de la música y su legado ha influido de forma decisiva en la evolución de la música.

Considerado el último gran representante del clasicismo vienés (después de Christoph Willibald Gluck, Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart), Beethoven consiguió hacer trascender la música del romanticismo, influyendo en diversidad de obras musicales del siglo XIX. Su arte se expresó en numerosos géneros y aunque las sinfonías fueron la fuente principal de su popularidad internacional, su impacto resultó ser principalmente significativo en sus obras para piano y música de cámara.

Cuando se trata de Ludwig van Beethoven todo el mundo sabe algo en particular, ya sea sobre sus increíbles composiciones musicales o sobre su caótica vida personal. Además, existen películas y libros que nos ayudan a revelar un poco más sobre este músico del siglo XVIII que sigue tan vigente como entonces. 

Algunas curiosidades sobre Beethoven

Fue el tercero en tener ese nombre

El primer Ludwig van Beethoven fue su abuelo, y el segundo, su hermano, quien murió 6 días después de que él naciera.

Le obligaron a practicar día y noche

Su padre vio desde temprano el potencial de Ludwig y lo obligó a estudiar incansablemente, con la esperanza de que se convirtiera en un genio del calibre de Mozart. El niño lloraba para que no lo atormentaran con las lecciones, pero lo obligaron a seguir adelante.

Por años creyó que había nacido en 1772, dos años después de su verdadero nacimiento, probablemente porque el padre quería hacerlo parecer más joven y talentoso, como el resto de los niños genios.

Dejó la escuela
En su casa se necesitaba dinero, así que dejó los estudios y se lanzó a trabajar. Fue así que no consiguió aprender a multiplicar o dividir. Si tenía que multiplicar, simplemente sumaba el número varias veces hasta dar con el resultado.

Se encontró con Mozart
Cuando tenía 17 años viajó a Viena donde se encontró con el famoso Wolfgang Amadeus Mozart. El artista no se impresionaba fácilmente con los músicos que llegaban a mostrarle sus habilidades, pero la historia dice que Beethoven logró algunos cumplidos del músico.

Tomó clases con Haydn
Cuando era joven se mudó a Viena donde tomó clases con el conocido compositor Haydn. Ambos se enojaban fácilmente, así que ninguna sesión culminaba sin una pelea.

Se enfermaba demasiado
Desde que nació y hasta su muerte fue una persona enfermiza y débil. Tuvo sordera, reumatismo, tifus, desórdenes en la piel, infecciones, degeneración inflamatoria de las arterias, hepatitis crónica y cirrosis.

Fue sordo desde temprana edad
Aunque siempre dijo que su sordera se debía a una caída, es probable que fuera por una enfermedad de su juventud, como viruela o tifus. A partir de los 27 años comenzó a oír un zumbido constante que le hacía la vida imposible.

Sonata Claro de Luna
Esta sonata fue muy exitosa desde un comienzo, y escrita para su alumna Julie Guicciardi. Beethoven odiaba dar clases a menos que fueran personas muy talentosas o jóvenes hermosas. El compositor nunca conoció esta sonata con ese nombre, porque fue el poeta Ludwig Rellstab quien la llamó por primera vez así, 5 años después de su muerte.

Su obra más temprana es del año 1782
Beethoven tenía solo 12 años cuando compuso su primer trabajo con 9 variaciones para piano, escritas en do menor, algo no muy común. Además, son muy difíciles de tocar a pesar de ser piezas escritas por un niño.

Murió en una tormenta
Beethoven murió durante una tormenta eléctrica y todo el mundo comparó este hecho con sus composiciones algo tormentosas. La causa de muerte fueron sus numerosas enfermedades, pero la autopsia reveló un hígado descompuesto por el alcohol y una cirrosis avanzada.

Sus últimas palabras
El mito dice que sus últimas palabras fueron “aplaudan amigos, la comedia está terminando”, pero suena muy poco probable que dijera esto, y menos en latín. Al parecer la verdad es que un editor le regaló a Beethoven 12 botellas de vino y sus últimas palabras fueron: “lástima, lástima, demasiado tarde”.